miércoles, 27 de noviembre de 2013

Aceite de Argan: el oro de Marruecos

El aceite de argán es rico en ingredientes naturales que desempeñan un papel en la renovación y regeneración celular.
En la farmacopea tradicional marroquí, el aceite de argán se adopta para los tratamientos corporales para combatir los estragos de la edad y el clima: funciona perfectamente en las arrugas y sequedad de la piel, reduce las huellas visibles dejadas por granos de acné, secuelas de la varicela, y otras lesiones de la piel o irritaciones de dichas marcas de estriamiento.
Es extraordinario en los casos de: quemaduras y grietas, eccemas, psoriasis o cualquier alteración que guarde relación con la piel. También se utiliza para el cuidado del cuero cabelludo: El aceite de argán devuelve el brillo al cabello iluminándolo de nuevo a través de su alta capacidad nutricional y fortalece las uñas quebradizas.
Por último, el aceite de argán alivia el dolor en las articulaciones y es muy popular para masajes corporales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario