miércoles, 10 de abril de 2013

Musculatura pélvica y ejercicios de Kegel

El doctor Arnold Kegel en los años '40 desarrolló unos ejercicios para sus pacientes que sufrían incontinencia urinaria para:




  1. Prevenir y superar la incontinencia urinaria
  2. Preparar y fortalecer la musculatura para un embarazo saludable
  3. Facilitar el parto y acelerar la recuperación del tono pélvico después de dar a luz
  4. Mejorar el placer sexual:  los músculos vaginales de la mujer no están directamente controlados y hay cierta dificultad para controlarlos y desarrollarlos. Con los ejercicios de Kegel se mantienen los músculos pélvicos fuertes y se aumenta la intensidad del orgasmo.
Hoy en día cada vez más, médicos y comadronas mandan los ejercicios de Kegel para fortalecer la musculatura pélvica en diferentes situaciones.
Son ejercicios de contracción del músculo pubocoxigeo. Para identificar este músculo hay varios sistemas, el más sencillo es sentarse en el sanitario y al orinar intentar retener el flujo de orina, contrayendo los músculos del suelo pélvico. Practicando varias veces se llega a conocer el grupo correcto de músculos que hace la contracción.
Los ejercicios se pueden efectuar en cualquier momento, mucha gente prefiere hacerlos acostada o sentada en una silla.
Para efectuar correctamente y aumentar la eficacia de los ejercicios de Kegel se puede usar un Dispositivo de Laselle (dispositivo con peso que se inserta en la vagina): unas bolas de silicona disponibles con pesos diferentes para adaptarse a las exigencias de cada mujer.