viernes, 29 de junio de 2012

Niños y sol

Los niños están más expuestos que los mayores a ser afectados por una exposición excesiva a los rayos solares. Según el artículo publicado por Y. Albisu Andrade: Si tenemos en cuenta que el daño solar se inicia en la infancia, que su efecto es acumulativo y reflexionamos sobre el hecho de que para la edad de 18 años nos hemos expuesto ya a más del 50% de la radiación solar que recibiremos a lo largo de nuestra vida podemos entender la importancia de una correcta protección solar  en la infancia. Una quemadura solar con ampolla en un niño o adolescente duplica su riesgo de padecer un melanoma a lo largo de su vida.
La piel del niño es más delicada, sobre todo en los primeros tres años de vida, cuando está contraindicada su exposición a los rayos solares así como se refleja en los "Consejos sobre la exposición solar" de la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario. Los bebés de menos de 6 meses no se deben de exponer para nada al sol. Los menores de 3 años tienen que estar en la playa solo a primera hora de la mañana o a última hora por la tarde evitando las horas entre las 12 y las 16 y hay que utilizar camiseta, sombrilla, gorro y gafas.
El protector solar es preferible sea pediátrico (específico para al infancia). En las parafarmacias hay productos que se aplican con facilidad, hay formulaciónes en leche o en spray, sin perfumes y sin alcohol, para minimizar riesgos de alergias y aparición de manchas y pecas, resistentes al agua, para que aguanten los baños y el sudor, y con factor de protección alto. 
Hay que aplicar la crema protectora al menos media hora antes de la exposición al sol y en cantidad generosa, repetir la aplicación cada hora y media, dos horas y siempre después del baño o si el nino ha sudado. Después del sol usar una loción hidratante y calmante. En verano y en zonas en las cuales la exposición a los rayos UVA's es elevada hay que usar fotoprotección para los niños también en días nublados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario