miércoles, 27 de junio de 2012

Como elegir tu protección solar

La elección de una protección solar es importante para conseguir exponerse al sol y broncearse sin correr riesgo de quemaduras, eritemas, reacciónes cutáneas, manchas etc... Muchas veces en la parafarmacia se nos pide consejo sobre el tipo de producto que mejor se adapta a las características del cliente. Para una correcta selección de nuestro solar, de entrada hay que establecer a que fototipo pertenecemos. El  fototipo es la capacidad de la piel para asimilar la radiación solar y de él depende nuestra capacidad de broncearnos y el tiempo de exposición que nuestra piel puede aguantar al sol sin quemarse. Hay dos tipo de escalas, la más conocida es la del doctor Fitzpatrick en la cual se recogen 6 fototipos de piel y que no se basa en el color de la piel sino en la sensibilidad cutánea a la luz y su forma de reaccionar frente a ella.

Los fototipos 1 y 2 se queman con mucha facilidad, el fototipo 2 se puede broncear un poco, el fototipo 3 se puede quemar pero se pone moreno, el 4 solo se quema si está muchas horas expuesto al sol, el 5 tiene mayor resistencia pero necesita protección si está en condiciones extremas de mucha exposición en horas de mucha radiación y el fototipo 6 que es el más oscuro en el cual es indicado el uso de protección para evitar los otros efectos nocivos de las radiaciones además de la capacidad de quemar.
Una vez determinado el fototipo hay que considerar otros factores, la edad por ejemplo.
En el caso de niños es necesario utlizar protecciones altas y elegir productos con filtros físicos o con mezcla de filtros físicos y químicos para minimizar el riesgo de reacciones alérgicas. Otro factor que hay que tener en cuenta es las circustancias de exposición al sol:  no es lo mismo darse un paseo a las diez de la mañana que estar todo el día en un barco o ir de vacaciones a una zona tropical. Teniendo en cuanta estos tres condicionantes se puede elegir un factor de protección adecuado. Los factores de protección se han unificado hace unos años y son:
  1. Bajo, SPF 6 y 10
  2. Medio, factores SPF 15, 20 y 25
  3. Alto, SPF 30 y 50
  4. Muy alto 50+
Por ejemplo una persona de fototipo 4 con piel que se pone morena si va a la playa unas dos o tres horas tendrá que darse una protección al menos 20 al principio de la temporada pudiendo bajar a 15 o a 10 una vez que se ponga morena y considerando que si va a estar muchas horas en la playa o va a estar en altura, o en un barco o en zona tropical deberá usar una protección más alta, por lo menos 30.  Una persona con fototipo 3 en la misma situación deberá empezar con una protección de 30 y luego podra bajar a 25 o a 20, en caso de condiciones extremas deberá de usar una 50.
Una persona de fototipo 1 o 2 deberá darse una protección muy alta y en caso de estar en la playa en horas punta (entre las 12 y las 16) usar sombrero, sombrilla, gafas.
Hay que utilizar una protección mayor en la cara que en el cuerpo, la piel de la cara es más fina y más delicada y precisa de más cuidados. Extremar las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles al sol: cara, cuello, calva, hombros, escote, orejas, manos y empeines. La protección de los labios se debe hacer con lápices o barras fotoprotectoras y la del cabello con productos específicos.
En caso de manchas oscuras (por ejemplo cloasma) hay que utilizar siempre una protección muy alta y lo mejor es no exponerse al sol, se  recomienda una 50+ incluso para salir de paseo para evitar que las manchas se vuelvan más oscuras.
En caso de tomar fármacos hay que fijarse en el folleto y ver si son fotosensibilizantes, en este caso hay que evitar la exposición al sol, usar protección muy alta durante todo el periodo de toma del fármaco y protegerse con gafas, sombreros etc...
En caso de pecas y lunares hay que vigilarlos, usar una protección muy alta y no exponerse a la luz directa del sol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario